La Marihuana: Chicos, Digan “No”

Las Drogas son malas, Incluso la marihuana. Estudios médicos de MEDLINE confirman que la  marihuana no es inofensiva ni benigna. Uno de los estudios adjuntos muestra que la marihuana puede aumentar la probabilidad de sufrir psicosis para toda la vida, entre más se fume. Cuando la marihuana se fuma, mayor es la probabilidad de padecer esquizofrenia. El otro estudio muestra que la marihuana no es buena para la salud sexual masculina. ¿Hay algún hombre que quiera ser incapaz en la cama y ser un loco a la vez? Yo no. Hágase un favor, no vaya contra  a ley, no es chevere. Vivir sano, comer sano, tener buenos hábitos, y dormir suficiente lo va a hacer más feliz en el largo plazo. La otra forma es una carretera de tontos. Este artículo fue escrito para los caballeros, pero las mismas reglas de una vida sana y libre de drogas aplica para las mujeres.

Adicción. 2017 abril 16. doi: 10.1111 / add.13826. [Epub ahead of print]

Cannabis, la psicosis y la esquizofrenia: desentrañan una compleja interacción.

Hamilton Idel1.

InformaciónAutor

Resumen: La relación entre el cannabis, la psicosis y la esquizofrenia ha sido estudiada en el campo de la adicción desde hace décadas, y en cierto modo sirve como medida creíble de  la proporción de nuestra capacidad de contribución en la salud pública. Por el alto consumo de cannabis, muchas personas están interesadas en conocer los riesgos que la droga representa para la salud mental. Este documento se centra en un examen de estudio seminal, la trayectoria de los resultados de las investigaciones posteriores y lo que esto significa para la comprensión y la comunicación del factor de riesgo. Estos estudios proporcionan evidencia de una relación dosis-consecuencia entre el cannabis y la psicosis, y que para aquellos individuos con esquizofrenia, el cannabis agrava sus síntomas. Los hallazgos concuerdan con un modelo multicausal en el que la vulnerabilidad interactúa como un agente de acelerador que da como resultado la enfermedad. A pesar de que este es un modelo común en epidemiología, se ha demostrado que es difícil en este caso comunicarlo. Esto puede ser debido a que el incremento del nivel de la población en riesgo es débil y las vulnerabilidades relativamente raras. También puede deberse a que la gente trae prejuicios muy arraigados sobre la interpretación de un fenómeno multicausal complejo.

Andrologia. 2016 Dec; 48 (10): 1229-1235. doi: 10.1111 / and.12566. Epub 2016 Mar 4.

La disfunción sexual en los hombres diagnosticados con trastorno por uso de sustancias.

Kumsar NA1, KumsarS2, Dilbaz N3.

de informaciónAutor

Resumen: Las drogas ilícitas a menudo se utilizan como afrodisíacos para mejorar el rendimiento y / o el placer sexual; Sin embargo, los datos sugieren que la mayoría de las drogas ilícitas tienen efectos adversos sobre la erección, el deseo sexual y la latencia de la eyaculación en los hombres y que estos efectos no son claros completamente. Este estudio tuvo como objetivo determinar el efecto del consumo de drogas ilícitas en la función sexual masculina, basado en el Índice Internacional de Función Eréctil (IIEF). Este estudio descriptivo se realizó en el Centro de enseñanza e investigación para el tratamiento de uso de Sustancias Alcohólicas, Ankara, Turquía. Los hombres diagnosticados con trastorno por uso de sustancias de acuerdo con el DSM-IV (n = 101) fueron incluidos como grupo de pacientes, y los hombres voluntarios sanos de la misma edad (n = 43) fueron incluidos como grupo de control. De la entrevista sociodemográfica de 30 preguntas desarrollada por los investigadores y el IIEF, 15 fueron entregadas a todos los participantes. Los datos se compararon entre el grupo de pacientes y el de control. El resultado promedio del IIEF fue: 46,7 ± 3,3 en los pacientes que utilizan alcohol, 23,7 ± 3,3 en los usuarios que usan opioides, 34,1 ± 5,3 en los consumidores de éxtasis, 43,5 ± 4,2 en los usuarios de cannabis y 55,3 ± 1,6 en el grupo de control. No había una diferencia significativa entre los usuarios de alcohol y de cannabis  en el promedio del  IIEF y el grupo control (P> 0,05 y> 0,05, respectivamente), tampoco hubo una diferencia significativa entre los usuarios de opioides y el éxtasis en el promedio del  IIEF y el grupo de control (P <0,001 y <0,001 respectivamente). Toda la subescala IIEF en los usuarios de opioides fueron significativamente más bajos que el grupo control (P <0,001). La función eréctil IIEF, el deseo sexual y la subescala general de satisfacción fueron significativamente inferiores en los consumidores de éxtasis que en el grupo control (P <0,001, <0,005 y <0,001 respectivamente). En los consumidores de alcohol, solamente la puntuación de la subescala  IIEF sobre satisfacción general fue menor que en el grupo de control (P <0,005).

William Jiang, MLS es un ex Jefe de la Biblioteca de la Universidad de Columbia y autor de 63 libros, incluyendo la autobiografía exitosa Entre la Esquizofrenia y Mi Voluntad: Una Historia de Locura y Esperanza. Un enlace a su página de Autor Amazon y su blog se encuentra en http://www.mentalhealthbooks.net